Acerca de

Bienvenido/a a este humilde blog. Es un blog de toda la vida, con sus entradas, sus páginas, enlaces y poco más.  Técnicamente no es ninguna maravilla y seguro que hasta que se asiente, sufrirá cambios estéticos y/o técnicos. En el contenido tampoco es lo mejor que podrás encontrar en Internet, pero es el mio, y todo el mundo quiere a su blog, ¿no?

El blog nace por la necesidad de poner un poco de orden en mi cabeza. Hay tres cosas que me encantan, que son baratas, buenas y hasta bonitas: leer, pensar y escribir. 

Leer leo, pero me temo que no como mucha gente. No leo libros en 3 horas, no leo libros que no me gustan y sobre todo, no me importa releer libros, tengo muy mala memoria para acordarme de ellos. Todo bien de momento.

Pensar pienso, y mucho. Mi cabeza no para de pensar y dar vueltas. Tiene épocas y épocas, es verdad, pero por lo general pienso mucho, demasiado dicen, y no siempre es bueno. No necesariamente son pensamientos trascendentales ni decisiones de vida o muerte, pero no me muevo por impulsos, me muevo por pensamientos. Hasta aquí, bien pero no tanto.

Aquí viene el problema. Escribir es algo más intermitente. Siempre me ha gustado escribir, pequeñas cosas, nada serio. Pero llevo una época en que apenas escribo. Sigo tomando notas en la libreta que llevo (en invierno) o en el móvil (en verano), con la idea de algún día de ampliarlas y escribir algo más pensado. Pero nunca llega ese momento. 

Estamos en pleno Julio del 2019. Llevo semanas que la cabeza me desborda y noto que necesito sacarlo, por lo que nada mejor que volver a abrir un nuevo blog, y ya van unos cuantos, para volcar estos pensamientos y reflexiones que me hago a menudo. No sé hasta dónde llegará el blog, lo único que tengo claro es que mientras disfrute lo mantendré con vida. 

Probablemente gran parte del contenido sean pequeños textos sobre las notas que tomo mientras me muevo por la ciudad donde vivo (Barcelona).

Mi sensación en una gran ciudad es que soy invisible al resto de la gente, pero no al revés, ellos no son invisibles para mí. Así que cuando paseo o me muevo en transporte público, me voy fijando en lo que pasa y apunto lo que me llama la atención.

Y como mirando no se puede tener toda la información, llega al rescate mi imaginación, me llena la cabeza de pensamientos y me obliga a describir esas escenas.

Por cierto, me llamo Carlos, y estaré encantado de charlar contigo (otra cosa que me gusta mucho), así que si quieres, no dudes en contactar conmigo por correo (carlos@cuandonadiememira.com) o mediante mi cuenta de twitter (@CuandoNoMeMiran)